Embarazo | «anterior   siguiente» | ver todas

La vida diaria de una embarazada

EL
TRABAJO


El trabajo
no supone un factor de riesgo para el embarazo siempre que no se realice en
condiciones difíciles o suponga un peligro como manipular sustancias
químicas, trabajar en radiología, provocar un estrés fuerte,
etc.


En general
desarrollar una profesión que gusta estando en contacto con el ambiente
laboral es positivo para la futura madre. Debe tomar una serie de precauciones
como no estar de pie más de 2 ó 3 horas seguidas, no coger pesos
excesivos habitualmente ni permanecer en un ambiente demasiado frío,
seco o húmedo. El nivel de ruido elevado, las vibraciones de máquinas
industriales, las malas posturas o el cansancio son factores negativos para
la gestación.


EL
DEPORTE


Como cualquier
actividad física regular es beneficioso para la mujer embarazada, mantiene
el tono cardíaco y la capacidad respiratoria entre otros aspectos positivos.
Posiblemente en el último trimestre la actividad física deba suspenderse
porque el volumen del útero limita los movimientos del diafragma y los
músculos abdominales no cumplen bien su misión de sostener la
columna vertebral y la caja torácica porque están distendidos.


Las actividades
más recomendadas son caminar, nadar o hacer gimnasia suave con regularidad.


Los deportes
contraindicados, sobre todo después del primer trimestre, son el esquí
de fondo, el tenis, la equitación, la bicicleta de montaña, el
piragüismo, el salto de trampolín, el submarinismo, el esquí
acuático o el windsurf.


LOS
VIAJES


Viajar,
aunque sean largas distancias, no está contraindicado hasta el 7º
u 8º mes donde hay más posibilidades de parto prematuro. El problema
de los viajes largos es el cansancio o la incomodidad, por eso la futura madre
debe garantizarse el descanso regular y la moderación en las actividades
que vaya a realizar durante el viaje. En todos los casos es aconsejable consultar
con el médico o la comadrona.



LOS CUIDADOS GENERALES DE LA MUJER EMBARAZADA

La piel es más fina, transparente y seca
durante el embarazo por el efecto de las hormonas. También por este motivo
en el rostro de algunas mujeres aparece una pigmentación de manchas oscuras
casi simétricas que se denominan “máscara del embarazo”,
suele desaparecer lentamente después del parto. Los cuidados generales
para la cara que se recomiendan es evitar la exposición al sol sin una
crema protectora de índice elevado o los productos que contengan alcohol
y utilizar una crema hidratante.


Alrededor del 6º mes de gestación
pueden aparecer unos puntos rojos pequeños en la zona alta del cuerpo
(cuello, pecho y brazos), son “angiomas estelares” que no tienen
importancia y desaparecen después del parto.


La futura madre corre el riesgo de que surjan
estrías cuando la piel pierde elasticidad. Las estrías son marcas
rojizas en forma de rayas que progresivamente se vuelven blancas. Aparecen en
el vientre, las nalgas, los muslos y los pechos y se deben a la rotura de las
fibras elásticas de la dermis. El aumento de peso favorece las estrías
y también la juventud de las futuras madres. Es recomendable un masaje
diario con una crema antiestrías a base de elastina o con aceite de almendras
desde el principio de la gestación.


Los pechos, junto con el vientre, es la parte
del cuerpo que sufre una mayor variación. Desde el principio del embarazo
los pechos se hinchan y su peso puede distender su frágil piel, por eso
es importante sostenerlos con un sujetador adaptado, de copas profundas y tirantes
anchos.


Los estrógenos mejoran notablemente el
cabello seco e incluso frena la caída normal, sin embargo las mujeres
con cabello graso verán incrementarse el problema teniendo que aumentar
la frecuencia de su lavado. Los dermatólogos recomiendan utilizar un
champú suave y evitar las decoloraciones y las permanentes para prevenir
reacciones alérgicas, pudiendo usar tintes vegetales sin problemas.


La mujer
embarazada debe aprender a moverse correctamente porque la espalda y las piernas
mantienen un peso adicional. En la postura de pie o sentada debe mantenerse
recta, sin que moleste el vientre, basculando la pelvis hacia delante pero sin
arquear los riñones ni contraer los músculos abdominales. La gimnasia
suave le ayudará a aumentar la flexibilidad y el control del propio cuerpo
a medida que éste va modificándose.


Es muy importante
que la futura madre se encuentre guapa y atractiva, pero no a costa del perjuicio
de su cuerpo. En este período la ropa debe ser cómoda, que no
apriete. El calzado, además de cómodo, no debe superar los 3 centímetros
de altura; es posible que necesite uno o dos números más del que
ha usado hasta este momento porque los pies y las piernas suelen inflamarse,
también por este motivo no debe usar botas altas que comprimen la pantorrilla.
Es posible que tropiece a menudo, esto se debe a que se ha desplazado el centro
de gravedad y las articulaciones ahora son más débiles, por este
motivo hay que cuidar el calzado y andar con más cuidado para prevenir
posibles tropezones y caídas.


22 de Julio de 2019

Compartir en tu Red Google   Compartir en tu Red Twitter   Compartir en tu Red Facebook
           

Publicidad
Guias de Paraguay
 
 
 
 
 
 
 
 
Canales Asociados
 
 
 
© 2008-2017 | GUIA MEDICA - Todos los Derechos Reservados