Diabetes | «anterior   siguiente» | ver todas

Diabetes e hipertensión causan epidemia de problemas renales

Las horas se hacen interminables
para José Luis Acosta (54), aburrido y cansado en su cama de hospital.
Varios tubos plásticos le unen a una máquina de hemodiálisis, en una
particular relación de amor y odio con este aparato que le ayuda a
evitar el deterioro su salud, pero al mismo tiempo le inmoviliza y le
roba horas irrecuperables de su vida.

Hace ya 6 años que este
hombre se vio obligado a venir a la capital, desde la lejana General
Aquino, en el departamento de San Pedro, para poder acceder al
tratamiento de hemodiálisis.

"Tuve que vender todo lo que tenía,
hasta mi casa, para poder mudarme acá. Esta enfermedad te cambia
totalmente la vida", asegura, desde una de las salas de hemodiálisis del
Hospital Central del IPS.

Diabético e hipertenso, José Luis es
uno de los casi 700 enfermos renales crónicos que pueden acceder a un
tratamiento de hemodiálisis en Paraguay.

Mientras, otros 400 a
500 por año son rechazados por falta de lugar e infraestructura, según
estimaciones realizadas en el año 2008.

Cada año, la cantidad de enfermos renales va en aumento, de la mano de otras enfermedades.

"Hay
una epidemia de enfermedades renales, porque hay un aumento de
diabéticos, hipertensos y obesos", afirma la doctora Susana Barreto,
directora del Instituto Nacional de Nefrología.

DÍA DEL RIÑÓN.
Hoy, que se celebra el Día Mundial del Riñón, Barreto hace hincapié
en la prevención y recurriendo al lema de este año: Protege tus
riñones, salva tu corazón, porque las enfermedades renales pueden
llevar, a su vez, a una enfermedad cardíaca.

La política de la
Sociedad Internacional de Nefrología es precisamente insistir en la
prevención: "Hay que evitar que estas personas lleguen a la diálisis",
señala Barreto.

Según la nefróloga, si se diagnostica a tiempo,
se puede prevenir que un problema renal evolucione hasta la llegar a
requerir diálisis.

La insuficiencia renal crónica es una
enfermedad que altera todo, explica. "No solo cambia el ritmo de vida
del paciente y su familia, al hacerle depender de una máquina, sino que
también tiene un alto costo social", resalta.

A criterio del
doctor Roger Ayala, jefe de Nefrología del IPS, la prevención es
fundamental, porque "siempre hay un déficit, no se puede dar respuesta a
toda la demanda de enfermos renales que requieren diálisis".

La
prevención implica evitar que alguien llegue a una enfermedad renal; si
ya la tiene, evitar que tenga una falla renal y si ya ha sufrido una
falla, evitar que llegue a la diálisis o a la necesidad de un
transplante renal, explica Ayala.

MEDIDAS PREVENTIVAS



La
mayoría de las enfermedades que llevan a la insuficiencia renal se
producen como consecuencia de malos hábitos alimentarios y el
sedentarismo. Por lo tanto, se pueden evitar con:



-Alimentación saludable (pocas grasas, azúcar y sal; muchas frutas y verduras).

-Realizar ejercicios físicos regularmente. Controlar el peso.

-Limitar el consumo de alcohol. No fumar.

-Los
diabéticos, hipertensos, obesos y quienes tienen cálculos renales
deberían consultar con un nefrólogo por lo menos una o dos veces al año.


-También deberían consultar quienes tienen algún familiar con enfermedad renal.

Para pedir un turno en los consultorios de prevención del Instituto Nacional de Nefrología, llamar al (021) 281-758.

22 de Marzo de 2019

Compartir en tu Red Google   Compartir en tu Red Twitter   Compartir en tu Red Facebook
           

Publicidad
Guias de Paraguay
 
 
 
 
 
 
 
 
Canales Asociados
 
 
 
© 2008-2017 | GUIA MEDICA - Todos los Derechos Reservados