De Todo un Poco | «anterior   siguiente» | ver todas

Las drogas

Los jóvenes se hunden en las drogas y su vida se pierde, es el momento de enfrentar a este flagelo y evitar que siga sumando víctimas.

El Dr. Manuel Fresco, director del Centro Nacional de Control de Adicciones, nos respondió acerca de las drogas.

-Tenemos que pensar en las drogas legales, en este ámbito, el alcohol es una de las más importantes y es el problema de salud pública más serio en nuestro país y en el mundo, no solo por la dependencia, sino por lo que acarrea el consumo, como los accidentes de tránsito, las violencias, los homicidios.

En este momento debemos medir el impacto negativo en la salud que representa el crack, la droga ilícita más importante por la grave dependencia que puede causar en tan corto tiempo y, además, por el rápido deterioro en lo físico y psicológico. Produce complicaciones pulmonares severas, adelgazamiento muy rápido. El paciente que fuma crack se daña con más velocidad que el que fuma marihuana.

-¿El chespi o crack es muy adictivo?

-Para que una persona se vuelva adicta al “chespi” -como también se lo conoce al crack- hace falta una serie de factores que tienen que ver con la droga y también con la persona. Alrededor de este estupefaciente giran muchos mitos, leyendas urbanas como que a la primera inhalada uno ya se vuelve dependiente. En algunos casos se da, en personas muy predispuestas a ser adictas, pero no siempre es así. Produce, sí, un nivel de dependencia mucho más veloz que otras drogas.

-¿Cuáles son los focos de distribución de las drogas?

-La droga circula en todo ámbito incluyendo en los educativos: se vende en los colegios, en clubes deportivos, en la calle, etcétera. No solamente se oferta, sino que la gente busca, llama por teléfono, pide delivery. Hay una serie de cuestiones ahora con los celulares e internet porque con ellos el acceso a los estupefacientes es facilísimo. Un paciente decía que en Paraguay no consigue droga el que no quiere, pues el que desea sale a la calle y obtiene con seguridad.

Por otra parte, muchos caen en la droga con facilidad, a nadie se le obliga a que consuma. Mayormente es por curiosidad, un amigo suele ser el encargado de invitar a otro y no un extraño. En los grupos uno se inicia por la “presión de los pares”.

-¿Cómo debe ser la reacción de los padres con el hijo que está inmerso en las drogas?

-Los padres debemos acompañar el proceso de crecimiento de los hijos. Significa que si nos damos cuenta de que algo en nuestros chicos no está funcionando bien, tenemos que indagar. Y si es posible llegar a la consulta especializada, a alguien que nos diga qué está pasando con nuestros jóvenes y cómo ayudarlos.

Padres e hijos

* Hay cambios que se manifiestan a través de las acciones del chico; por ejemplo, las variaciones de las horas de sueño, cambios en las pautas de alimentación, cambios en los estilos de diversión, bajones académicos, etcétera.

* Los padres tienen miedo de encarar a los jóvenes, hay como un distanciamiento. Y, en ocasiones, creen que son amigos o “cuates” de sus hijos, pero en realidad no es así. El papá debe ser papá y la mamá, mamá, por tanto, hay una asimetría, una diferencia. Entre padres, madres e hijos no hay una conexión de igual a igual.

* Se ha perdido la autoridad, el acompañamiento y la confianza en la familia. Hoy en día los padres están muy temerosos, confundidos y esto hace que no se detecte lo que acontece con el adolescente.

24 de Enero de 2022

Compartir en tu Red Google   Compartir en tu Red Twitter   Compartir en tu Red Facebook
           

Publicidad